TRX

El TRX es un sistema de entrenamiento basado en la realización de ejercicios en suspensión, donde en las actividades que desempeña el deportista, las manos o los pies se encuentran sostenidos en un punto de anclaje mientras que la otra parte del cuerpo está apoyada en el suelo.

En esta disciplina aprovechando el peso del propio cuerpo se consigue ejercitar toda la musculatura corporal.

La diferencia del TRX frente a otros entrenamientos de fuerza convencional es que aquí los deportistas obtienen más ventajas. Además de desarrollar la fuerza funcional permite mejorar el equilibrio, la estabilidad de la parte central del core (área que engloba la zona abdominal y la parte baja de la espalda) y la flexibilidad.

Beneficios del TRX

Las principales ventajas son:

  • Actividad completa: Permite entrenar todo el cuerpo y aunque su principal finalidad es potenciar la fuerza muscular, la realización de ejercicios funcionales permite completar el trabajo con pesas tradicionales y mejorar la movilidad, la coordinación y la flexibilidad.
  • Indicado para personas mayores: La amplia variedad de ejercicios hace que pueda adaptarse a las rutinas de las personas de edad avanzada y se use el TRX para ayudarles a que se muevan con libertad y sin miedo a caerse.
  • Recuperación y disminución del riesgo de lesiones: Fisioterapeutas, médicos especialistas del deporte y de rehabilitación lo utilizan en los tratamientos de mejora. Además, con este entrenamiento se trabajan los músculos que permiten mantener la postura adecuada al realizar ejercicio, los músculos estabilizadores, lo que reduce el riesgo de que se produzcan lesiones, especialmente en deportistas que realizan de forma habitual entrenamientos con pesas.
  • Ayuda frente a los problemas de espalda: El TRX incide especialmente sobre el core. Las partes del cuerpo que más trabajan son los músculos lumbares, abdominales o los del pecho, por ejemplo. La práctica continua de este entrenamiento refuerza estas zonas y como consecuencia reduce la lumbalgia y los dolores de espalda.
  • Pérdida y control del peso: Al trabajar todas las partes del cuerpo requiere un gasto de energía mayor.
  • Más tonificación y fuerza: La utilización del propio peso corporal aumenta la fuerza y tonifica los grupos musculares.
  • Contra la pérdida de masa ósea. Los ejercicios en el TRX puede ser de bajo impacto. Sin embargo, aporta las ventajas de las actividades y ejercicios donde se soporta peso y favorece que no se reduzca la masa ósea de las personas que siguen el entrenamiento.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies y aviso legal, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X